lun. Oct 18th, 2021

N RADIO COLOMBIA

Radio – Prensa – Televisión – Web

Autoridades usan armas no letales.

Foto: Policía, Manizales


Cómo funcionan, qué efectos causan?

En muchas ocasiones los procedimientos policiales son cuestionados por la ciudadanía, se habla de uso excesivo de la fuerza y abuso de autoridad. La polémica ha crecido cuando se usan armas que las autoridades llaman no letales.

Los agentes practican esquemas de movimientos en un conflicto con arma de fuego, se preparan para el uso de la tonfa, o conocido popularmente como bastón, y utilizan la técnica de esposamiento en código naranja, es decir, parte de las extremidades superiores del presunto infractor van a la cabeza.

“Dentro de los elementos que tiene el cinturón multipropósitos, él va a escoger el que tenga más eficacia y que cause menor daño”, detalló el subintendente Víctor Nova, instructor de sistema táctico básico policial.

También está un “dispositivo de control eléctrico” conocido como taser. Genera una parálisis en el sistema muscular, es decir, pérdida de control. Para conocer su efecto, Diana Coronado, periodista de Noticias RCN se sometió durante cinco segundos, junto a una patrullera, a una descarga de 50 mil vatios.

“Se siente dolor leve e impotencia”, aseguró Diana. Más allá de unas lágrimas no hay efectos secundarios en el cuerpo y se logra que el individuo obedezca a las órdenes de las autoridades.

Según la ONU, hay tres límites de uso de la fuerza:

  • Legal
  • Institucional
  • De proporcionalidad.

Este último se fundamenta en la regla de equivalencia entre la fuerza desplegada por el funcionario y la capacidad de resistencia del sujeto pasivo sin que se afecte su vida e integridad personal.

Si en algún procedimiento policial usted ve vulnerado sus derechos, acuda a un ente de control, están en la obligación de atender su denuncia.

“Nosotros intervenimos siempre que exista algo que se denomina motivo de policía, ya sea para controlar un delito, para controlar un comportamiento contrario a la convivencia”, señaló el capitán Carlos Quintero, jefe del centro de pensamientos en derechos humanos de la Policía Nacional.

En Manizales

La Secretaría de Gobierno de Manizales planea invertir $300 millones en la compra de estos equipos. Según el jefe de ese despacho, Jhon Heberth Zamora López, alcanzaría para adquirir 27 ($9 millones por unidad, el precio incluye la capacitación).

Solo falta esperar que el Concejo apruebe el préstamo solicitado por la Alcaldía para que se realice el estudio de mercado y se elija la mejor oferta, según Zamora.

Estos dispositivos se sumarían a los 10 que ya posee la Policía Metropolitana de la ciudad, que llegaron a mediados de marzo pasado, por gestión de la dirección central de la Policía Nacional.

Para el subcomandante de la Metropolitana, coronel Raúl Vera, estos dispositivos han ayudado a disminuir el riesgo que corren sus uniformados y, además, los agresores. En el 2017, de acuerdo con un informe publicado por LA PATRIA, fueron 122 los agentes agredidos al atender los casos presentados en la ciudad.

“Las utilizaremos cuando haya una amenaza letal inminente o cuando estemos frente a una persona alterada, para así evitar agredirla”, aclaró Vera.

El comandante operativo de la institución en la capital caldense, coronel José Arturo Sánchez, mencionó que han sido tres los casos en los que uniformados han tenido que utilizar esta herramienta en la ciudad. Con las nuevas adquisiciones pretenden que todos los cuadrantes cuenten con por lo menos una táser. Cualquier policía, siempre y cuando haya adelantado la capacitación, está habilitado para portarla. En ese proceso los agentes deben aplicar y recibir los choques eléctricos, para saber cómo es el proceso.

Foto: Policía de Manizales



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *